Edicion : a miércoles, 13 de noviembre de 2019 Edicion Archivada

Opinión


Por : Jorge Alonso Albarrán R. 

A título personal


Publicada:  21 octubre, 2019 -- Actualizada: 21 octubre, 2019

¿Buenas decisiones o Estado fallido?

Las opiniones están divididas y sumamente polarizadas. Aquí no hay grises, tampoco hay matices… o es blanco o es negro y ese es el error que como sociedad cometemos. Hoy las aguas ya se “calmaron” y es necesario hacer un análisis pormenorizado de lo que en la semana pasada sucedió en Culiacán y mi análisis a continuación no tiene color, tampoco es patrocinado por ningún partido y mucho menos tiene la intención de quedar bien con nadie. Es la realidad y punto.

Sinaloa ha sido un territorio hostil desde hace mucho tiempo, no es un asunto que tenga que ver con la Cuarta Transformación que encabeza Andrés Manuel López Obrador, el territorio lo perdieron desde hace mucho tiempo los gobiernos pasados y de eso no hay duda. El reclamo por haber dejado ese bastión del narcotráfico en manos de delincuentes debe ser tanto para los priistas, como para los panistas.

El gobierno de Enrique Peña Nieto no fue capaz de vencer al narcotráfico, tampoco fue capaz el de Felipe Calderón y por cómo van las cosas, tampoco va a ser capaz el de Andrés Manuel López Obrador.

Tres partidos políticos han ocupado la silla presidencial durante 3 sexenios diferentes. El PAN, al que se le acusa de haber pateado el avispero; el PRI, al que se le acusa de haber continuado la llamada “Guerra de Calderón” y MORENA, al que podemos empezar a tachar de ingenuo y sin valor.

La situación es crítica, no hay partido político que tenga en la cabeza una posible solución real en la que sea el ciudadano el principal vencedor. Los partidos piensan en las siguientes elecciones como fin y no ven que su meta debería ser mejorar las condiciones en las que su población se desarrolla.

Muchos me van a decir que Andrés Manuel sí lo está haciendo y por eso este gobierno entrega becas, bueno déjenme decirles la verdad, esas becas no sirven para evitar que los que se dedican al narcotráfico dejen de hacerlo, mucho menos para que los que se dedican al huachicoleo dejen ese negocio, ¿para qué hacerlo? La realidad del asunto es que toman los 3 mil 600 de beca y siguen en su changarro, porque esos 3 mil 600 tampoco representan una solución a sus problemas.

El desarrollo está en las empresas, no en las dádivas. El bienestar está en el crecimiento económico, no en las becas. La realidad de un país se transforma cuando se empodera a la clase media que genera empleo por medio de pequeñas y medianas empresas; con grandes polos de desarrollo e inversiones en tecnología y en infraestructuras; con educación de calidad y con sistemas de acceso a la justicia, NO CON DÁDIVAS.

Lo que pasó en Sinaloa, lo que acaba de pasar en Guerrero o lo que pasó en Michoacán es una muestra de lo simple que es para el crimen organizado pasar por encima de cualquier ley o institución cuando no se encara un problema como se tiene que hacer.

Con la mano en la cintura, el crimen organizado salió a las calles de Culiacán a liberar al hijo del Chapo Guzmán, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador decidió soltarlo para proteger vidas inocentes, cosa que a simple vista parece que estuvo bien, pero ¿por qué carambas el plan falló?

¿Dónde quedó la estrategia? ¿Dónde quedó la inteligencia? ¿Dónde quedó el valor? Pero sobre todo, ¿dónde quedó el Estado Mexicano? ¿En dónde quedan los soldados mexicanos que se fueron a enfrentar a los delincuentes? ¿Dónde queda su honor? ¿Ellos no importan? ¿Y sus familias? ¿Hasta dónde la impunidad está permitiendo que las familias de los militares sean moneda de cambio?

El “fuchi, guácala” no va a funcionar, presidente Andrés Manuel López Obrador, el gobierno de Felipe Calderón y el de Enrique Peña Nieto ya quedaron atrás, para bien o para mal ya fueron, y al de Morena se le ha ido prácticamente todo el año en echar culpas. El gobierno de la 4ta Transformación va a pasar a la historia como el de la “4ta Recordación” porque sólo se la pasan echando culpas, en lugar de estar corrigiendo todo lo que ya sabían, desde que se lanzaron a hacer campaña, que estaba mal.

La realidad es cruda, es muy complicada y va a requerir mucho valor, pero no pueden pedirle valor únicamente a las Fuerzas Armadas, ellos sí le están echado y mucho pero no van a poder solos. Necesitan un gobierno que los respalde en serio, necesitan una sociedad que crea en ellos y un sistema que sea justo con ellos.

Los gobiernos estatales no están exhentos de su responsabilidad, mucho menos los municipales que no han logrado su objetivo de contar con policías capaces de hacer su chamba. Las policías locales ¿para cuándo?

Hay que decirlo, el Ejército Mexicano no falló. Ellos hicieron su chamba tal cual se les ordenó. Lograron la captura del hijo del Chapo. Ellos pueden mirar dignamente hacia el frente, ellos no fracasaron. A ellos no los humillaron, ellos salieron a pelear dignamente contra una fuerza muy superior en número, pero no en valentía.

Al Ejército Mexicano sólo le hace falta el respaldo de la sociedad para que los dejen actuar en igualdad de circunstancias, para que también ellos puedan usar barrets, misiles y lanzagranadas, pero para eso, se necesita un gobierno con mucho valor.

Esto es a título personal. Muchas gracias

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO