Edicion : a martes, 22 de mayo de 2018 Edicion Archivada

Opinión


Por : Efraín Flores Iglesias 

Y se le hizo a don Florencio…

Contexto Político

Agrupaciones de derechos humanos y legisladores lo advirtieron. Y sobre advertencia no hay engaño.
Jorge Zuriel de los Santos Barrila, era el favorito para ser fiscal general del estado. Y la mayoría de los diputados locales (43 de 45) le cumplieron el capricho a Florencio Salazar Adame. Sí, el que finge o funge como secretario general de Gobierno de Guerrero.
Entrevistado por el reportero Pablo Israel Vázquez Sosa –de Vértice, Diario de Chilpancingo–, el Centro Regional de Derechos Humanos “José María Morelos y Pavón, cuestionó al favorito y/o recomendado para la Fiscalía General del Estado (FGE).
“Dudamos que Jorge Zuriel de los Santos pueda desempeñar un buen papel por la cercanía que se ha visibilizado con el secretario general de Gobierno, Florencio Salazar, aunado a su desempeño al frente de la Subsecretaría de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos, donde su insensibilidad e inexperiencia impidió que los desplazados mejoraran un poco las malas condiciones de vida en las que se encuentran; lo mencionamos porque en la Fiscalía se tiene que lidiar con casos de mayor gravedad y se necesita a alguien que responda de manera inteligente y eficaz”, apuntó la agrupación civil.
En efecto, Jorge Zuriel de los Santos Barrila es uno de los tantos peleles que responden a los dictados de don Florencio Salazar.
Durante la comparecencia de los abogados que integraron la terna llevado a cabo el lunes 14, el coordinador de la Fracción Parlamentaria de Movimiento Ciudadano en el Congreso del Estado, Silvano Blanco de Aquino, dejó entrever que “ya hay una decisión tomada” respecto al sucesor de Javier Olea Peláez en la FGE.
“Me parece que el secretario general de Gobierno, Florencio Salazar Adame, incide y que el subsecretario será el próximo fiscal”, aseveró.
Ni el 10 de diciembre de 2015 se vio semejante nalgasprontismo de los hacedores de las leyes al designar a Javier Olea como fiscal. Hubo un intenso debate. Y el entonces ungido salió raspado por las acidas críticas que en ese entonces formularon los integrantes de la bancada de Movimiento Ciudadano.
Con Jorge Zuriel de los Santos, fue diferente. La complacencia fue evidente. 
Los legisladores del PRD dejaron de ser oposición real en el Congreso. Sólo María de Jesús Cisneros Martínez, de Morena, votó en contra del pupilo de don Florencio.
No se cuestiona que el nuevo fiscal sea un joven (33 años), sino su falta de experiencia para encabezar una Dependencia tan importante como lo es la FGE y, lo más grave, que sea a partir de este 15 de mayo una extensión más de la Secretaría General de Gobierno. 
La autonomía, si es que un día existió en la Fiscalía, es cosa del ayer.
De acuerdo a su ficha curricular, el nuevo fiscal es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad del Valle de México (UVM); Maestro en Derecho Penal por la Universidad Autónoma de Guerrero, con cursos en materia de “Cultura de la Legalidad y Derecho Informático” en la Secretaría de Gobernación, y “Estrategias de Litigio en el Sistema Acusatorio”.
Como servidor público fue gris. De escritorio, pues.
Se entiende que emule a su jefe Florencio, quien también se ha caracterizado como un funcionario gris y que en lugar de resolver conflictos, los empeora.
Jugar ajedrez, compartir poemas en las redes sociales y confrontar en cabina a conductores de radio que le cuestionan, parecen ser sus principales tareas desde el 27 de octubre de 2015. 
Ojalá los 43 legisladores que designaron al recomendado de “ya saben quién”, no se lamenten después por su proceder. Ya ocurrió con Javier Olea. Y también fallaron al designar a Robespierre Robles Hurtado como magistrado del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y que tiempo después se vio presionado para renunciar al cargo. 
De entrada, el joven fiscal tiene en su escritorio varios casos que resolver. Mal haría llevársela de a muertito como su predecesor. 
ENTRE OTRAS COSAS… Hacerse la víctima es la estrategia de campaña que ha adoptado la candidata de Morena al Senado por Guerrero, Nestora Salgado García.
Alega que no puede hacer campaña por las “amenazas” de muerte que ha recibido, pero “La Comandanta” sólo hace show, ya que no tiene estructura ni es conocida en las 7 regiones de la entidad. Quiere ser senadora sin sudar la camiseta de Morena. 
Tal parece que no hay más féminas en las filas del Peje en Guerrero. 
Tan indispensable es Nestora que Félix Salgado anda solito recorriendo mercados y tocando domicilios para llevar el evangelio de su mesías tropical.
Comentarios: E-mail: [email protected]; Facebook: Efraín Flores Iglesias; Twitter: @efiglesias

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO