Edicion : a sábado, 21 de abril de 2018 Edicion Archivada

Principal


Por : Manuel Ramírez Trejo 

Maestro, Jefe de Enseñanza y Abogado Jubilado

Mérito al Maestro: Regino Hernández Onofre

Iguala, Gro., Abril 15.- Regino Hernández Onofre nació el siete de septiembre de 1940 en el pueblito de Tonalapita del Norte (Puente González) del municipio de Iguala. Sus padres: Martín Hernández Macedo (x) se dedicó a la agricultura y Lidia Onofre Pérez (x) se dedicó a labores del hogar, procrearon nueve hijos: Rubén (x), Florentino (compositor), Alberto (x), Reyna (x), Josafat, Lucía, nuestro entrevistado, Urbano y Joaquina. En ese tiempo no había jardín de niños y lo inscribieron a la Escuela Primaria “Braulio Rodríguez” donde cursó de primero a quinto grado, en tanto que el sexto lo realizó en la Escuela Primara “Andrés Figueroa”, posteriormente se inscribió en la Escuela Secundaria “Plan de Iguala” (ESPI) cuando estaba como director el maestro Tejada y le dieron clases los maestros: Rufino Valle, Fortunato Padilla, Francisco Román y Luis Cortés, entre otros. 
Para 1960 ya había terminado la secundaria (entraban grandes a la escuela), además ese año fue fundado el CREN de Iguala, pero su papá lo inscribió en el Colegio Militar de México DF, como no le gustaba, no quiso ir y entonces su papá le dijo: “Si no quieres estudiar para guacho te pones a trabajar aunque sea de maestro”; de esta forma le consiguió la plaza de maestro rural en la sierra en el pueblo de La Barranca de la Bandera del municipio de Zihuatanejo, para ir a ese lugar tenían que caminar 12 horas, no había ningún medio de transporte, llega a la escuela “Miguel Hidalgo” era unitaria, no tenían plantel y los lugareños se dieron a la tarea de acondicionar un cuarto grande como aulas, atendía de primero a sexto grado, juntó más de 60 alumnos entre ellos algunos padres de familia que querían aprender a leer y escribir, sólo estuvo un año porque la plaga de moscos era muy intensa. 
Para su buena suerte logra cambiarse a Tonalapa del Río del municipio de Teloloapan, llega a la Escuela Primaria “Emiliano Zapata” estaba como directora la maestra Felicitas Martínez quien le da el cuarto y quinto grado con 30 alumnos; como podía viajar a la ciudad de Iguala de inmediato se inscribe en la Escuela Preparatoria “24 de Febrero” cuando estaba como director el maestro Teófilo Cardoso, funcionaba en las instalaciones de la ESPI por las tardes. 
Al paso de un año se cambió a la comunidad de Las Tunas a la escuela unitaria “Las Tunas” donde atendía  primero, segundo y tercer grado con 40 alumnos, al paso de un año se cambió a la comunidad de Maxela del municipio de Tepecoacuilco de Trujano, llega a la Escuela Primaria “Emilano Zapata” estaba como director el maestro Manuel Mujica Rosas y le da el tercer grado con 30 alumnos. Lógico que en estos lugares podía viajar diario a la ciudad de Iguala, de tal manera que en el siguiente año se cambió a la comunidad de Sasamulco del mismo municipio a la Escuela Primaria “Vicente Guerrero” de organización completa y le dan el quinto grado con 30 alumnos; aquí permaneció siete años. 
Posteriormente, se cambió a la comunidad de Sabana Grande del mismo municipio a la Escuela Primaria “Evolución Social” donde le dan el quinto grado. Cabe mencionar que ya había terminado la preparatoria,  se inscribió en la Escuela Normal Superior de México donde hizo la especialidad de Pedagogía en los cursos de verano. Aquí el maestro Zótico Román Pastrana ya como funcionario de la SEP le ofrece dar clases en la Normal de Pachuca, pero como ya se había casado no quiso abandonar la familia. Regino se casó en el año de 1964 con la maestra Rosalía Trujillo Jiménez con quien procreó cuatro hijos: Regino, licenciado en derecho es Juez y Notario en Tlapa de Comonfort; Edna es licenciada y trabaja en el Tribunal Superior de Justicia de  Guerrero; Víctor Hugo se dio de alta como licenciado en derecho en el Ejército Mexicano y tiene el grado de Mayor; Lidia es enfermera militar y Eurípides es licenciado en derecho ha trabajado como secretario y Juez de Paz en Iguala y Chilpancingo. 
Regino como maestro quiso entrar a dar clases en la Normal de Ayotzinapa, pero no había plaza en pedagogía e ingresa a la Escuela Secundaria “Manuel Sáenz” de Huitzuco, estaba como directora la maestra Sabinita y llega con 22 horas de Orientación Vocacional, posteriormente se cambia a la Escuela Secundaria No. 2 hoy (Jaime Torres Bodet) llega con sus 22 horas de Orientación Vocacional, aquí hizo equipo con Salvador Román Román, Efraín Soto, Efraín Ortiz y un primo de éste, quienes se inscribieron en la UAGro para hacer la carrera de derecho en cursos ordinarios se organizaron y coordinaron para asistir hasta Chilpancingo a terminar la carrera de licenciado en derecho.
Hasta aquí el maestro y ya licenciado en derecho combinaba la plaza de primaria y secundaria. El entonces inspector Efrén Hernández Mendoza lo ubicó en la Escuela Primaria “Revolución Mexicana” cuando estaba como directora la maestra María Luisa García y le dio por primera vez el primer grado con más de 30 alumnos. Aquí mencionó: “Era la primera vez que daba clases a un primer grado y comprendí que en verdad el maestro es el apóstol de la educación porque es cuando el alumno aprende a leer y escribir”. En esta escuela solo permaneció un año porque como abogado lo nombraron secretario en el Juzgado de Primera Instancia con ayuda de Salvador Román Román quien era proyectista y para esto renunció a la plaza de maestro de primaria, de tal manera que combinaba el trabajo del Juzgado y en la Secundaria No. 2 como orientador.
Posteriormente, conoció al licenciado Raúl Calvo y lo ayudó para que ascendiera a Juez de Paz de Iguala. Al paso de seis años por situaciones de enfermedad dejó este puesto. Antes ya se había jubilado en la educación y ya había ascendido como Jefe de Enseñanza en el área de Ciencias Sociales con ayuda del maestro Jorge Albarrán Jaramillo, sin haber escalado el escalafón, pero con tres títulos acreditó el espacio. Atendían de Chilpancingo a la Zona Norte y Tierra Caliente, al paso de tres años en 1992 se jubiló como Jefe de Enseñanza. 
Su primera comisión fue a un pueblo de Tierra Caliente donde un maestro lo cuestionó que no tenía derechos como Jefe de Enseñanza, pero al conocer su antigüedad y formación profesional aceptó que merecía ese espacio.
El maestro Regino desde pequeño le gustaba escribir de tal manera que empezó a colaborar en el periódico “Independiente” de Gabriel Calderón Arias, posteriormente en el periódico “El Correo” de Raúl Velasco Vázquez donde empezó con la columna “Desde mi Escritorio”, luego cambió a la columna “No le Digo Compadre”. Con el maestro Salvador Román fundaron el periódico El Huizache y Tribuna Libre del Magisterio. También escribió en el periódico Diario 21. Tiene en su haber cuatro libros No le Digo Compadre, Iguala ante la Luz del Mundo, Anécdotas y Peripecias de un Maestro Rural y Recordatorio del Tiempo de Maestro. Estas obras están por salir a la luz pública. 
Por último, el maestro Regino aconsejó a la juventud “estudien porque los tiempos son otros, mi padre me dijo que me pusiera a trabajar aunque fuera de maestro y actualmente no hay plazas suficientes para los que egresan de una normal”. 
Por estas vivencias de un maestro que combinó su trabajo con la justicia le damos el título del… “Mérito al Maestro”.

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO