Opinión


Por : Marcial Rodríguez Saldaña 

Financiamiento y representación política

Los sismos y los huracanes que han dejado miles de damnificados en la Ciudad de México, Morelos, Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Puebla y el Estado de México, además de la extraordinaria solidaridad ciudadana que rebasó al gobierno federal en las primeras horas de estos fenómenos naturales y que ha generado una excelente solidaridad nacional e internacional, ha desencadenado debates sobre la configuración del sistema político mexicano, entre otros temas relevantes los que se refieren al financiamiento de los partidos políticos y al sistema de representación política, sobre lo cual conviene hacer algunas reflexiones.
1.- El sistema de partido único y luego hegemónico que se configuró después de la Revolución Mexicana, a partir de 1929 con la fundación del Partido Nacional Revolucionario, luego Partido de la Revolución Mexicana en 1938 y después Partido Revolucionario Institucional en 1946,  se prolongó durante  medio siglo bajo el modelo de un sistema de representación de mayoría relativa en donde el partido que ganaba en los distritos electorales ostentaba casi la totalidad de la Cámara Federal de Diputados, aun cuando otros partidos obtuviesen votos efectivos de ciudadanos no tenían representantes en esa proporción. Ante ello, el régimen cerrado se abrió muy poco a poco con los diputados de partido en 1963 con un porcentaje de acceso del 2.5 por ciento y luego en 1972 con el 1.5 por ciento.
2.- Las luchas del movimiento obrero, de los ferrocarrileros, del magisterio a fines de los años cincuenta, de movimientos populares como el de Guerrero en 1960, de la guerrilla a principios de los años 70, los movimientos estudiantiles –especialmente el de 1968- y el de 1971, los cuales fueron severamente reprimidos, son los que incubaron la apertura forzada del régimen político que llegó a su agotamiento electoral cuando en 1976 sólo hubo un candidato presidencial –del PRI-. Por ello, el régimen se vio obligado a abrir el sistema de representación política cerrado a unos cuantos diputados de partido para entrar muy incipientemente al sistema de representación proporcional mediante una reforma política en 1979, al ampliar el número de los integrantes de la Cámara Federal de Diputados de 300 que había de mayoría relativa adicionando 100 de representación proporcional para constituirla en 400 y luego en 1986 se amplio a 200 para integrar el Poder Legislativo Federal en 500 legisladores.
3.- La representación proporcional en México es un avance de pluralidad política frente al régimen político autoritario, significa que los ciudadanos a través de los partidos políticos y ahora por sí mismos sus votos recibidos cuenten y se reflejen en la representación en el Congreso de la Unión y en todos los órganos de representación política colegiada como los Congresos Locales y los Ayuntamientos, por ello, en estos momentos de emergencia nacional que reclama la solidaridad de todos, entre ellos los partidos políticos, el PRI ha propuesto suprimir los diputados de representación proporcional, lo cual significaría una regresión a un sistema cerrado autoritario, emulando el sistema de representación de Estados Unidos e Inglaterra que tienen un sistema de representación de mayoría relativa en donde las minorías no tienen lugar.
4.- En cuanto al financiamiento a los partidos políticos, algunos se han visto obligados a regresar parte del mismo para los damnificados, esto no lo han hecho por convicción sino por la presión social. Lo más adecuado es que inmediatamente todos los poderes públicos –gobierno federal, senadores, diputados federales, gobernadores, diputados y magistrados locales- se hubiesen reducido sus percepciones cuando menos a la mitad y suprimido todos los gastos superficiales y de representación, pero no lo hicieron, no quisieron sacrificar sus privilegios por los damnificados. Aprovechar la reacción natural de descredito a los partidos políticos, para proponer como parte ya de nuestro sistema político-electoral que se suprima el financiamiento público para adoptar exclusivamente el financiamiento privado es emular el sistema de Estados Unidos, es abrir la puerta legal que sean los que tienen dinero quienes controlen las elecciones y todo el poder político, es abrir la puerta a la cancelación de la democracia.
marcialrodriguez60@hotmail.com
Twitter: @marcialRS60

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO