Opinión


Por : Ramón Zurita Sahagún 

De Frente y de Perfil

Lo nunca visto, 2017 es un año de grandes sorpresas y Coparmex se niega a firmar el Acuerdo para el Fortalecimiento Económico, mientras que la rebelión de las masas contra el gasolinazo continúa.
Marchas, plantones y protestas se multiplican, mientras baja el vandalismo y los saqueos a tiendas de todo tipo, pero el precio de la gasolina se mantiene contra viento y marea.
Eso sí, las amenazas, los rumores y el miedo y terror que pulula en las redes sociales prosigue.
10 días después de que entró en vigor el incremento en el precio de las gasolinas y el diesel, el gobierno federal no encuentra la salida del embrollo en que se encuentra.
Las medidas anunciadas no alcanzan a paliar el enojo de la sociedad mexicana por estos incrementos y los que vienen en cascada.
El gobierno muestra nuevamente su gran deficiencia o su desinterés en la comunicación con el pueblo y no logra conectar y mucho menos convencer de los beneficios que trae el aumento en los precios del energético,
Explicaciones van y vienen, sin que nadie quede convencido de ello, de que la decisión gubernamental salvará a la patria y a los desposeídos, porque seguirán contando con una serie de programas sociales que tendrían que ser cancelados en caso de continuar con el subsidio de las gasolinas.
El Acuerdo para el Fortalecimiento Económico anunciado por el Presidente Enrique Peña Nieto es visto con total desconfianza, tanta, que Coparmex, optó por no firmarlo.  Una de las razones por las que decidieron no firmarlo es que desde el 6 de enero se propuso desde el gobierno federal el documento, pero mismo que fue conocido dos horas antes de su presentación, por lo que no hubo oportunidad de conocerlo y consensuarlo.
Pero Coparmex se pronuncia por un acuerdo, fruto de un verdadero y amplio  consenso social y no sirva solamente como imagen pública. Lo fuerte del documento firmado por el Iniciativa Privada y los sindicatos es evitar que los precios de la canasta básica no sufran de un aumento indiscriminado, además de impulsar inversiones y proteger el empleo de las familias mexicanas.
Nuevamente desde el gobierno federal, se insiste en que la gasolina solamente es una fracción del costo de la producción, por lo que se considera que los precios no habrán de subir demasiado.
Durante la reunión con los firmantes, el Presidente insistió en que su gobierno hará todo lo posible para que aumento impacte lo menos posible en la economía familiar.
En la misma canasta de ajustes, el Ejecutivo federal dio a conocer que habrá otras medidas de austeridad entre las que se incluyen una reducción del 10 por ciento en los salarios de los mandos superiores de la administración pública federal, así como exhortar a los integrantes de los otros poderes de la Unión, así como gobiernos estatales y municipales hagan lo propio.
La medida es sorprendente, aunque no representa un gran ahorro, ya que si algo se cuidó siempre en los distintos paquetes de austeridad, fue conservar los privilegios de la alta burocracia.
Ahora como medida efectista se adopta la reducción de los salarios de los mandos directivos del gobierno federal.
Los llamados a la cordura parecen tener una respuesta, ante la presencia de las fuerzas del orden que, curiosamente, en los primeros días de la insurrección hicieron caso omiso de los llamados a resguardar la seguridad.
Eso sí, hay brotes aislado de saqueos y vandalismo, pero la gasolina Premium la más cara no se encuentra en todas las gasolinerías.
El domingo, me tocó a mí (perdón por tratar mi caso personal) pero en las gasolinerías de Salamanca y Celaya, solamente expedían la Magna. Fue hasta las gasolinerías de la autopista en Querétaro que logré encontrarla.
Entonces qué caso tiene aumentar los precios si no se logran el abasto necesario. En Salamanca, Guanajuato, se encuentra una de las pocas refinerías del país, aunque no se refina gasolina en ninguna de ellas, ya que el petróleo se envía al extranjero donde se procesa y convierte en gasolina.
Con todo y ello, los especialistas definen que continúa siendo más barato refinar en el extranjero que invertir en una nueva refinería que haga el proceso de conversión.
Sin embargo, valdría la pena investigar qué sucedió con aquella licitación para la construcción de una nueva refinería y los terrenos que fueron adquiridos con recursos del erario. Se supo que en Guanajuato, estado que confiaba en ganar la lotería de la refinería hubo malos manejos en la compra de los terrenos y en Hidalgo donde se colocaría también fueron cientos de hectáreas.
Aparte de ello, la inversión realizada por los gobiernos estatales de Tabasco, Campeche, Tamaulipas, Oaxaca y muchos más que pretendían ser los ganadores de la quiniela, tampoco fueron transparentados.
Ahora las consecuencias de todos aquellos malos manejos se pagan.
Pero dentro de este fenómeno del despertar de consciencias, 2017 se presenta como un año difícil para el gobierno mexicano, el que ya había anunciado medidas de austeridad y tendrá que adoptar otras más.
Por lo pronto, los manifestantes que en miles siguen llenando calles y avenidas de distintos centro poblacionales, demandan revertir la medida del aumento en el precio de la gasolina, algo que el gobierno no considera hacer, de ninguna forma. 
EL DECÁLOGO DE IVONNE ORTEGA
 La ex gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega, dio respuesta en un decálogo a lo que, de acuerdo con ella, debió hacer el Presidente de la República en esta crisis que alcanza los primeros diez días del año.
Ivonne aprovecha el espacio para mostrar que se mantiene firme en su propósito de ser la candidata del PRI a la Presidencia de la República-
 Email: ramonzurita44@hotmail.com

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO