Edicion : a domingo, 25 de junio de 2017 Edicion Archivada

Opinión


Por : Palemón Díaz Ortiz 

Comentarios al incremento de las gasolinas

A raíz del sorpresivo y elevado incremento de las gasolinas a partir del 1° del presente año que ha provocado manifestaciones de inconformidad a lo largo y ancho del país, las autoridades y algunos analistas han dado a conocer sus puntos de vista con que justifican dicho incremento el que, sin duda, tendrá impacto negativo en la economía de las familias, fundamentalmente las de menores recursos ante una posible escalada de precios.
Con uno de los índices de popularidad más bajos del continente, el presidente Peña Nieto en su primer pronunciamiento en torno al alza en el precio de las gasolinas sostuvo que ésta “difícil pero inevitable decisión” obedece a los incrementos que ha tenido internacionalmente el costo de los hidrocarburos.  Por ello descartó que sea una consecuencia negativa de las Reformas Energética y/o Hacendaria que impulsó su gobierno, como tampoco se trata, según dijo, de nuevos impuestos sino una necesidad para preservar la estabilidad económica del país.
Un día después, en cadena nacional, el presidente abundó en explicar que el no haber incrementado el precio de las gasolinas, habría significado un gasto adicional de más de 200 mil millones de pesos al año, lo que obligaría a recortar programas sociales, subir impuestos o elevar la deuda pública.  Así mismo agregó que este incremento del 20 por ciento se dio porque, el último año, los petroprecios aumentaron cerca del 60 por ciento.
Por su parte el analista del periódico El Financiero Enrique Quintana, explica porque subió la gasolina: “En noviembre se vendieron 828 mil barriles diarios de gasolinas automotrices y se produjeron en el país 250 mil barriles de este tipo de productos.  Esto quiere decir que se importó 70 por ciento de las gasolinas que se vendieron en el país y resulta que la gasolina regular en la costa del Golfo en Estados Unidos, de donde se importa la mayoría de la que se consume en México, aumentó 18.2 por ciento en dólares en el curso de 2016;  esto significa que en pesos se incrementó alrededor del 41 por ciento. El incremento promedio de este tipo de gasolina en México fue de 17.8 por ciento el año pasado”.
Fue un error de las autoridades y de algunos legisladores del Congreso haber alentado las expectativas entre la población mexicana de que con la Reforma Energética se acabarían los “gasolinazos” y se bajaría el precio de los hidrocarburos, pues hay un consenso general que los beneficios de ésta reforma que se inicia con pasos muy lentos, se verán a mediano y largo plazo.
No han llegado las inversiones que se esperaban con la apertura, se abandonó la infraestructura para la refinación de gasolina, no se le dio mantenimiento, no se amplió o reconfiguró la existente y no se construyeron nuevas refinerías, por el contrario, se suspendió el proyecto para construir la refinería anunciada en 2009 en Atitalaquia, Hgo, donde se gastaron 620 millones de dólares y solo se ha construido un muro para cercar las 700 hectáreas donde se instalaría la planta.
Petróleos Mexicanos (PEMEX) es una empresa en términos prácticos “quebrada”; no ha mejorado en competitividad, no se ha capitalizado la industria, la han endeudado más; los intereses políticos en PEMEX siguen intactos; las micro, pequeñas y medianas empresas relacionadas con el sector han sido devastadas, el robo del combustible sigue en aumento.  A ello se suman los impactos catastróficos en regiones como Salamanca, Cd. Del Carmen y Poza Rica; destaca el Senador Luis Humberto Fernández, en su columna de El Financiero (3 de enero, 2017).
Sin embargo, para los que siguen apostando a los beneficios de la Reforma Energética, era indispensable y urgente liberar el precio de las gasolinas para que fluya inversión privada a infraestructura de producción, almacenamiento y distribución; ya que por décadas PEMEX no hizo las inversiones necesarias y permitió la corrupción del sindicato y sus amigos. Ojalá que estos propósitos se cumplan y la reforma no solo se convierta en un negocio lucrativo de importación de gasolinas por parte de empresas extranjeras y mexicanas a quienes el gobierno les ha entregado los permisos.
Por otra parte, las autoridades han anunciado nuevos incrementos a las gasolinas en el mes de febrero…        pale_diaz@yahoo.com.mx

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO