Edicion : A domingo, 23 de abril de 2017 Edicion Archivada

Opinión


Por : Frank Lara Balderas 

Frank en su Tinta

“EL AUMENTO al precio de las gasolina beneficiará a economía nacional”. ¿Quién dijo esta aberración? Nada menos que el líder del PRI en el Senado, Emilio Gamboa Patrón, quien reconoció que decisiones como la liberalización en los precios de los combustibles generan rechazo, pero sostuvo que la realidad internacional obliga al Estado mexicano a aplicar medidas de esa índole. Claro, como a los legisladores y a la gran mayoría de los servidores públicos en este país no les cuesta la gasolina (les dan vales). La aberración del senador Gamboa se complementa con el hecho de que, mientras a los mexicanos comunes nos anunciaban el aumento al precio de la gasolina (27 de diciembre), los legisladores, magistrados, consejeros electorales y servidores públicos de primer nivel recibían millonarios bonos de fin de año, llamados torpemente “bonos de productividad”. ¿Cuál productividad? Produce más un campesino en un pedazo de parcela que un legislador durmiendo en su curul, o que un magistrado comiendo en restaurantes de lujo. ¿Por qué solamente hay vales de gasolina y “bonos de productividad” para los de arriba?........ POR CIERTO, una encuesta del periódico Reforma destaca que “el 67 por ciento de la población está a favor de la realización de marchas como protesta por el aumento de precios. La ciudadanía también apoya el sabotaje de productos y dejar de pagar servicios de gobierno. En particular, el saqueo de comercios es rechazado por 9 de cada 10 mexicanos. La totalidad de los entrevistados está en contra del reciente aumento de precios a la gasolina, el gas LP y la luz. El 29 por ciento de la población considera que el aumento en el precio de la gasolina será el más perjudicial para sus bolsillos. La mayoría de los argumentos ofrecidos por el Ejecutivo para justificar el alza en los precios no cuentan con credibilidad entre los encuestados. A pesar de que el 46 por ciento de la población se ha visto afectada por las marchas y bloqueos, el 64 por ciento se opone al uso de la fuerza pública para impedir las protestas”………. SIMPLE dato: La madrugada del 11 de diciembre de 2013, 53 senadores del PRI, 35 del PAN y siete del PVEM aprobaron la reforma constitucional en materia energética. En contra votaron 28 senadores del PRD, PT y sólo dos de Acción Nacional, entre ellos el actual gobernador de Chihuahua, Javier Corral. Mientras que en la cámara de diputados la Reforma Energética fue votada a favor por 209 diputados federales del PRI, 107 del PAN, 28 del Partido Verde y 10 del Partido Nueva Alianza. Apenas en octubre del 2016, 406 diputados federales, incluidos los panistas, votaron en lo general la Ley de Ingresos de este 2017. Sólo la fracción parlamentaria de Morena se pronunció en contra de la Ley de Ingresos. De los 14 diputados federales que representan a Guerrero, once votaron a favor de la Ley de Ingresos, entre ellos la panista Guadalupe González Suástegui, así como los 6 legisladores del PRI, lo mismo que Arturo Álvarez Angli, del Partido Verde Ecologista de México y Marbella Toledo Ibarra, del Movimiento Ciudadano. Por el PT, Victoriano Wences Real también votó a favor, mientras que los perredistas Ricardo Ángel Barrientos Ríos, David Jiménez Rumbo y Lluvia Flores Sonduk se ausentaron. El diputado Roberto Guzmán Jacobo, de Morena, votó en contra……. SIMPLE pregunta: ¿Y para qué sirve un Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar, como el presentado este lunes por el Presidente Enrique Peña Nieto, para hacer frente a la crisis desatada a partir del incremento en el precio de las gasolinas? Es que otros Acuerdos y Pactos han fracasado, como el Pacto de Solidaridad Económica de Miguel de la Madrid Hurtado, el Pacto para la Estabilidad y el Crecimiento Económico, de Carlos Salinas de Gortari, el Acuerdo de Unidad para Superar la Emergencia Económica de Ernesto Zedillo y el propio Pacto por México del mismo Peña Nieto……..PUNTO. 

Copyright: Diario 21

e-Paper

VER ACERVO